La institución se expande con una nueva sede, director y nuevas tecnologías de acceso a su acervo, que incluye fotos, catálogos, libros, folletos y revistas especializadas que ya pueden leerse desde la Web.

spigas, el archivo de arte más grande de Argentina y América latina, cumplirá 25 años en 2018. Pero comenzará a festejarlo desde ahora con una batería de novedades: hoy cierra el simposio en el que se está presentando en sociedad el nuevo sitio de Internet de Revistas de Arte Latinoamericanas. También tendrá nuevo edificio, nuevo director, mejoras en el software de carga y la promesa de duplicar la capacidad de responder consultas.

 

Para eso, Espigas se alió con el instituto de conservación y restauración Tarea, de la Unsam, y trabajaron con aportes de la Fundación Getty en la digitalización de colecciones enteras de revistas trascendentales de arte de la región. Ya pueden ser consultadas página por página desde cualquier parte del mundo en el sitio www.revistasdeartelatinoamericano.org. Allí pueden encontrarse la colección completa de Ver y Estimar, y ejemplares de Arturo, Boa, Clave de Sol y Claxon, entre otras. Y el proceso de apertura virtual continuará con nuevos archivos documentales que están siendo digitalizados.

El nuevo director de Espigas es Agustín Diez Fischer, y ya está en marcha el proyecto de mudarse en febrero próximo a un edificio propio de 600 metros cuadrados. Mientras tanto, la entidad sigue recibiendo fondos documentales para atesorar la memoria del arte local: se está digitalizando completo el archivo Witcomb, que estaba en microfilm; se hará otro tanto con el archivo Carmen Valdez, que contiene 27.000 documentos, y acaban de recibir un archivo sobre el diseño gráfico local. "Espigas fue creada para hacer un aporte a la profesionalización del sistema artístico argentino, y sus objetivos se cumplieron -dice Mauro Herlitzka, su fundador y actual presidente-. El Centro Documental es el principal de América latina, y la relación con la Unsam permitirá profundizar sus acciones y redes de contacto para ampliar y generar nuevos proyectos vinculados con el campo documental, la investigación y la difusión del arte argentino."

 

"La novedad más importante es que se crea el Centro de Estudios Espigas (CEE) en la Universidad de San Martín, que pertenecerá académicamente al Instituto de Investigaciones sobre el Patrimonio Cultural-Tarea", explica Fischer. La universidad no sólo aporta nuevo personal -se están nombrando una nueva coordinadora y una nueva bibliotecóloga- y asume la guarda del material, sino que además está acondicionando un nuevo edificio para el CEE en pleno microcentro, a tres cuadras de la Plaza de Mayo, sobre la calle Perú: "El edificio va a tener todo el acervo en un mismo lugar -posibilita ampliaciones futuras- y va a permitir incorporar nuevos archivos. Espigas ahora tendrá uno de los edificios mejor acondicionados para la guarda y la consulta de toda la región".

 

A su vez, se creará un consejo académico con especialistas en diversos períodos de la historia del arte para aconsejar y ayudar al CEE. Esta primera etapa está dirigida por Andrea Giunta, Laura Malosetti Costa, Cristina Rossi y Nora Altrudi. "Estoy trabajando para colaborar en la creación de una plataforma internacional", dice Malosetti, coordinadora del IIPC Tarea. "Tarea llegó así, del mismo modo que Espigas, a la Unsam.

 

El proyecto que hicieron José Emilio Burucúa y Néstor Barrio para la universidad ganó el concurso internacional, y era una criatura de la Fundación Antorchas y la Academia Nacional de Bellas Artes", detalla Malosetti. El taller es el mayor instituto de restauro de la Argentina. "La presencia de Tarea es fundamental, ya que coloca en un mismo espacio la clasificación, la conservación, la guarda y el cuidado del material y el estudio, el análisis y la creación de marcos interpretativos innovadores. La relación con Getty es crucial, ya que permite contar con recursos que ponen toda esta plataforma en acción", añade Giunta. La Fundación Getty aportó 180.000 dólares al proyecto.

Espigas continúa su relación estratégica con la Unsam a través de sus redes locales e internacionales y facilita el financiamiento de los proyectos a través de empresas, personas e instituciones. También ampliará su base de socios y continuará con su sello editorial.

 

"Esta unión crea un modelo de gestión inédito entre lo privado y lo público en el ámbito universitario, al menos en el campo de las ciencias sociales. Se trata de dos instituciones jóvenes (ambas de alrededor de 25 años) que poseen una estructura dinámica que permite potenciar sus ámbitos específicos de intervención y de acción, como espacios de creación de conocimiento y también como archivo y repositorio, ambos abiertos a la consulta pública", analiza Giunta. "Para un archivo de arte esto es absolutamente nuevo. Un modelo mixto es mucho más productivo y genera muchas ventajas", agrega Fischer.

 

Historia de un continente

 

Espigas alberga más de 250.000 documentos, con material desde el período colonial hasta el contemporáneo, procedente de todo el mundo, pero siempre referidos al arte argentino y latinoamericano: material bibliográfico sobre exposiciones, instituciones y archivos personales y fotográficos. Para usar el archivo, un investigador consulta la base digital y pide el material que necesita. Entonces, se le da una cita y va ese día a trabajar con el material en la institución. Pero hasta que no inaugure el nuevo edificio, esas consultas están suspendidas.

 

Los procesos de carga en la base requieren mucho tiempo, y lo que está en la base siempre es un porcentaje, nunca es todo. "Con los nuevos sistemas informáticos que acabamos de implementar -un nuevo software de base de datos- y el nuevo edificio que estamos terminando de remodelar, vamos a poder duplicar la cantidad de material para la consulta en 2018", dice Fischer.

Entre sus colecciones de monografías, catálogos de exposiciones individuales y colectivas, fotografías, archivos personales e institucionales y afiches, entre un largo etcétera, Espigas tiene archivos completos sobre la historia del arte argentino que hasta el momento no habían podido ser investigados. Un ejemplo: gracias a estos cambios, el archivo Méndez Mosquera -clave para conocer la historia del diseño argentino- va a poder consultarse e investigarse.

 

Otro de los proyectos de digitalización que ya llevan varios años es el de fotografías. Ya hay 9000 imágenes accesibles para los investigadores que se han digitalizado en los últimos años gracias al financiamiento tanto de instituciones de la Argentina como del extranjero. "Ese acervo siempre se piensa dentro de una red de archivos. Lo que buscamos es coordinar políticas archivísticas y que, por ejemplo, se utilicen sistemas informáticos compatibles con otras instituciones culturales", señala Fischer.

 

Las jornadas Ficciones metropolitanas: revistas y redes internacionales en la modernidad artística latinoamericana comenzaron ayer en el Malba y continúan hoy en el Centro Espigas-IIPC-Unsam (Av. Pres. Roque Sáenz Peña 832), con entrada gratuita hasta agotar la capacidad de la sala, entre las 8.30 y las 17.

 

"Los investigadores que participaron del proyecto estudiaron aspectos de estas publicaciones, y todo eso se lleva al debate público, con 24 ponencias de especialistas provenientes de toda América latina", invita Giunta. "Nos interesa entender las revistas como escenarios de ideas, como ámbitos de intercambios y construcciones que guardan, o no, relación con un espacio geográfico específico", se lee en el material que promociona el encuentro. La idea: pensar las revistas como ciudades.

Tres joyas redescubiertas

Arte concreto

Invención 1946

Puso en circulación los escritos del programa estético del grupo integrado por Tomás Maldonado, Alfredo Hlito, Manuel Espinosa, Claudio Girola, Enio Iommi y Raúl Lozza, entre otros. De vida efímera, en diciembre de ese mismo año contó con un segundo número, Boletín de la Asociación de Arte Concreto Invención

Arturo

 

Es reconocida internacionalmente por haber dado -en los años 40- el puntapié inicial para el desarrollo del arte abstracto en América latina. En su equipo editor estuvieron Carmelo Arden Quin, Gyula Kosice, Rhod Rothfuss y Edgar Bayley. La tapa fue de Tomás Maldonado y las viñetas, de Lidy Prati.

Ver y estimar

 

1948-55

Difundió tanto las ideas de su director, Jorge Romero Brest, como las de los intelectuales y críticos internacionales que formaron parte de una amplia trama de intercambios que se fue entretejiendo durante esos años. Tuvo dos épocas con formatos y diseños diferentes: de la primera se publicaron 34 números; de la segunda serie, diez.

Fuente: Diario La Nación 

 

Se trata de una población en aumento, que en muchos casos realiza actividades sociales que aportan valor, pero que no busca activamente un trabajo registrado; el 32,2% de los hogares recibió transferencias de ingresos en 2016.

Miedo es la palabra. De ahí que el término “ni-ni” ya no se refiere solamente a jóvenes que ni trabajan ni estudian. Quienes tienen un plan temen tomar un trabajo formal, perder el plan y después perder el trabajo, lo que significa quedarse sin nada. Prefieren permanecer en actividades muchas de ellas sociales. Trabajar sobre esta situación es el objetivo del anuncio de esta semana por parte del Gobierno, que lanzó un programa para que las empresas tomen empleados con planes y reciban un subsidio durante dos años. En caso de quedarse sin el trabajo, la persona podrá recuperar el plan.

El miedo se tradujo en una caída de la tasa de actividad, que sólo en 2016 se ve en retroceso: cae del 57,8% en el segundo trimestre, a 57,7% en el tercero, y a 56,9% en el cuarto, según el el organismo de estadísticas oficial, aunque esta tasa ya venía disminuyendo durante los años anteriores.

 

“Se trata de un fenómeno que apareció en la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), y que muestra que cae la población que trabaja y también la que activamente busca trabajo”, dice Víctor Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía, de la UB. “Los desocupados entonces contestan a la encuesta que no están buscando trabajo, aunque no lo tienen”. Prefieren la seguridad del plan, aunque cobren menos, que obtener un trabajo registrado y sus beneficios de la seguridad social, pero que lleva también a una cierta inestabilidad ya que siempre está la posibilidad del despido. Se sabe que el ahorro no fue la base de la sociedad en los últimos años, y sin ese “colchón”, las opciones son menores.

Para trazar un mapa de los planes sociales en la Argentina es necesario comunicarse con la Anses, que maneja la Asignación Universal por Hijo (AUH); también con diferentes ministerios: de Trabajo, de Desarrollo Social, y con Presidencia. Pero además habría que establecer cuántos son los planes provinciales y municipales, una información que no está unificada y que es muy difícil de recabar. Es parte del desorden en materia de cifras que también se puede observar en la cantidad de trabajadores estatales.

 

Algunas cifras a partir de diversas fuentes permiten establecer que hay casi 4 millones de personas asistidas por la AUH y 900.000 por el programa Progresar, ambos desde el Anses. También hay casi 900.000 con pensiones no contributivas (para discapacitados, madres de 7 hijos o más y adultos mayores). Por otro lado, hay alrededor de 400.000 personas en programas del ministerio de Trabajo y 175.000 con seguro de desempleo. Y por otro lado, está Ellas Hacen, con 80.253 titulares y Argentina Trabaja, con 119.380 participantes, ambos dependientes del ministerio de Desarrollo Social.

Transferencias

 

El último informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina, a cuyo adelanto tuvo acceso LA NACION, da cuenta de que en el tercer trimestre de 2016 el 32,2% de los hogares recibió algún tipo de programa social, es decir, asignacion de ingresos a través de transferencias monetarias (incluye tarjeta alimentaria/social); asignaciones familiares no contributivas o asistencia alimentaria directa, como recepción de caja o bolsón de alimentos o comida en comedores públicos no escolares. En el último trimestre de 2015, los obtuvo el 29,6% de los hogares, por lo que hubo un incremento de la asistencia social por parte del nuevo gobierno.

La clase media no profesional necesitó un refuerzo de asistencia, pasando del 13,5% de hogares con ayuda estatal en 2015 al 15,7% en 2016. Por su parte, la clase trabajadora marginal tuvo prácticamente la misma asistencia en 2015 que en 2016, 58,2%, pero más que en 2014 (54,1%), y que en 2013 (46,9%).

Por otro lado, el 6,5% de las hogares de nivel socioeconómico medio alto recibe transferencias, casi el mismo porcentaje que en 2015. Cuando se va al nivel medio bajo, se ve un salto, en 2015 llegaron al 18,2%, pero en 2016, treparon a 23,3%, protagonizando uno de los aumentos más importantes en materia de asistencia.

 

Cuando se evalúa la condición según la situación laboral del jefe de hogar, un 16,4% de los hogares con jefes con empleo pleno recibió algún tipo de programa en 2016 (contra un 13,3% en 2015); el 46,8% de los hogares cuyo jefe tiene un empleo precario y el 56,8% de los jefes de hogar desocupados o subempleados (el 51,2% en 2015).

 

Empalme

Como se anunció esta semana, el Gobierno intenta que personas que forman parte de la población económicamente activa dejen de cobrar el subsidio durante dos años después de ingresar en las filas del trabajo privado registrado. Se trata de alrededor de 1 millón de personas (que pertenecen a programas de los ministerios de Trabajo y Desarrollo Social), de las cuales según cálculos oficiales deberian ingresar al mercado privado formal unas 80.000 por año.

 

Los programas vigentes con trabajadores que pueden ingresar a la actividad privada con subsidio estatal son: desocupados incluidos en el Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo; Progresar; quienes reciben una prestación por desempleo; Promover; Ellas Hacen; Argentina Trabaja; Construir Empleo; adherentes del Programa Intercosecha y egresados de cursos de formación profesional del Ministerio de Trabajo.

 

Pero, según Agustín Salvia, director de investigación del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA), de la UCA. hay que mirar en detalle la actividad que realizan quienes tienen un plan, rescatar su valor y ayudar a que su labor sea más eficiente (y también reconocida). “A través de algunos programas de transferencia de ingresos se desarrollan actividades sociales que son muy valiosas, como por ejemplo en comedores”, dice. “Muchas veces las organizaciones sociales llevan adelante programas de promoción social que no son un empleo en una actividad productiva, pero sí son empleos de interés social.

 

“Sería muy importante que, en vez de sacar a los trabajadores de allí para que se inserten en una empresa, que se mejore el tipo de proyecto social que vienen desarrollando a través de microemprendimientos o cooperativas. La idea es mejorar la productividad de esos empleos, más que motivar a que salgan de ellos y vayan a un lugar en donde les están quitando el trabajo a otros.”

 

El beneficio para el empleador de 4000 pesos (el monto promedio de los planes con contraprestación laboral), que pagará el Gobierno en concepto de salario, es un incentivo para romper con el esquema de potenciales trabajadores temerosos de perder su plan si es que obtienen un empleo formal. El programa, contempla, además, que la persona pueda volver al plan si es que es despedida.

 

Los empleadores tendrán que cumplir con las obligaciones que les impone la ley laboral vigente, con las obligaciones de la seguridad social, pagándolas sobre la remuneración total del salario pactado.

 

Sin embargo, según los expertos, tiene que haber más demanda de empleo, “algo que todavía no estamos viendo”, dice Salvia. “La clave para que se cree mas trabajo es que haya mas crecimiento.”

 

Las empresas que están interesadas se pueden comunicar con la Oficina de Empleo Municipal y con la Gerencia de Capacitación y Empleo más cercana a su zona.

Fuente:Diario La Nación 

Este jueves se inaugura en La Rural la exposición del hombre que más retrató al Duque Blanco. Estará hasta el 28 de mayo.

¿Que tienen en común Iggy Pop, Lou Reed, David Bowie, Syd Barret, Queen, Blondie y los Ramones? Todos fueron fotografiados por Mick Rock. Conocido como “el hombre que retrató los años setenta”, Rock tuvo su impulso de popularidad cuando empezó a hacerle fotos a Bowie en el ‘72, durante su transformación al personaje de Ziggy Stardust y subsecuente gira por Europa, Estados Unidos (su primera visita) y Japón. Años más tarde, el fotógrafo inglés publicó The Rise of David Bowie, 1972-1973, un libro con una colección de las mejores capturas de la corta vida de Ziggy, y material que serviría como germen de Bowie by Rock, la muestra fotográfica que abre este h¿jueves en la Rural y estará en exhibición durante casi un mes.

Hace treinta y cinco años que Rock vive en Nueva York. Se lo escucha agotado a través del teléfono, y siendo las dos de la tarde en la Gran Manzana dispara: “Estuve toda la mañana haciendo entrevistas y promociones para mi nueva película, estoy a las corridas, pero tengo tiempo para hablar”. La película en cuestión es Shot! The Psycho Spiritual Mantra of Rock, un documental autobiográfico que se proyectó durante dos noches en el Village de recoleta en esta edición del BAFICI (ver recuadro), ante dos salas totalmente agotadas.

 

“Estuvimos trabajando en esto durante cuatro años, a mí mucho no me gusta. Con cada parte que me mandaban, yo hacía críticas muy duras sobre el material. Los productores hicieron todo lo posible para que sea de mi agrado y fue mejorando poco a poco, yo le hubiera cambiado algunas cosas, pero a todo el mundo le encantó. Además, el director y los productores querían presentarla en el festival de Tribeca (Nueva York), así que aprendí a quererla”.

-Cuando la gente entre a esta muestra, ¿con qué época de Bowie se va a encontrar?

-Es esencialmente una muestra de Ziggy Stardust, más que nada porque yo tuve un acceso único a ese mundo desde el comienzo, desde que entró en modo Stardust hasta cuando terminó. Tengo fotos de él comiendo, durmiendo, firmando autógrafos, paseando o en bares; también hay fotos suyas maquillándose, probándose vestuario, sentado en el backstage, usando alguno de esos disfraces tan raros que acostumbraba.

 

-¿Tenés alguna foto favorita de esa época?

 

-Mis favoritas personales son las de él sentado en el backstage antes o después de un show. Hay una que me llama la atención particularmente, es interesante porque está justamente en el backstage en un show y podés ver la luz de día entrar por la ventana y tiene las manos como si estuviera rezando, aunque no estaba rezando. Le puse de titulo “Bowie praying by window” (Bowie rezando en la ventana). El en su momento hacía dos shows por día, entonces la primera función era a las seis de la tarde, por eso se ve la luz, algo tan inusual. Aparte no tenía ningún traje puesto y se nota que está pensando profundamente en algo que pasaba en ese momento. Después hay otra que le saqué en la casa, bien al principio, en el '72. Fue cuando me dijo: “Mick, fotografiame como yo me veo a mí mismo”, que son las fotos que él esta frente al espejo y se pueden ver los árboles y delante suyo hay un bowl con unas bananas. Me di cuenta que en un montón de mis fotos, en especial en los backstages, podés ver que hay bananas dando vueltas (risas).

 

 

 

-¿Cómo conociste a Bowie y cómo fue tu vida a partir de ese momento?

 

-Fue el álbum Hunky Dory y la canción Life on Mars? lo que me atrajeron a él. Decidí buscarlo y contacté a la gente de prensa suya y lo fui a ver Birmingham. Con suerte, había 400 personas. Eso fue en marzo. En mayo empezaron a ser más y para junio cuando hice la famosa foto de la “felatio a la guitarra”, unas fotos de Bowie mordiendo las cuerdas de la guitarra de Mick Ronson, había miles de personas. Y eso habrá sido unos dos días después del lanzamiento de Ziggy Stardust, aunque en realidad fue el single de Starman lo que disparó a la fama, eso lo llevó poco a poco a otro nivel. Para septiembre podía llenar un teatro con tres mil personas, como el Big London Theatre y el teatro Rainbow también en Londres y eso fue justo antes de ir a Estados Unidos, que fue su primera gira ahí, a fines de septiembre de 1972, donde obviamente lo acompañé. Ese fue el momento donde cambió todo, más para un grupo de chicos ingleses como nosotros. Había muchas tentaciones, pero también mucha creatividad. No hizo muchas presentaciones, pero sí generó mucho interés en los medios, especialmente en Inglaterra. La gente empezó a leer las cosas que hacía y se empezó a correr la voz y volvió a su país hecho una estrella. A principios de 1973 estuvo en Japón y me parece que fue ahí donde tuvo su público más grande, como Ziggy Stardust. Y yo siempre estuve ahí en el medio, a pesar de que no fue mucho tiempo. Ahí empecé a trabajar con David, con Lou Reed y con Iggy Pop. Ese mismo verano yo ya tenía algo de reputación propia y fue en ese momento que se me acercó Queen, Roxy Music y varias otras de las bandas de glam del momento. Después de Ziggy Stardust todo cambió para los que estuvimos ahí metidos.

 

-¿Alguna vez te sentaste a pensar todo lo que hiciste con tu carrera?

 

-Sí, lo hago todo el tiempo (risas). No suelo hablar sobre el tema, porque soy un tipo muy reservado. Son amigos y colegas que no eran conocidos, que se hicieron extremadamente famosos y que hoy en día algunos ya no están más y otros están celebrando su cumpleaños, como es el caso de Iggy (Nota de redacción: El día de la entrevista fue el 21 de abril, día del cumpleaños de Iggy Pop). Todos apostamos a que él iba a ser el primero en irse con lo loco que está, pero lo ves ahora y es increíble, tiene un estado de salud impecable.

 

-¿Dónde estabas cuando te enteraste de la muerte de Bowie?

 

-En casa, durmiendo en el sillón. Mi esposa se va a dormir temprano y como yo soy medio nocturno me quedo hasta tarde mirando televisión. Me desperté temprano y vi que en CNN estaban pasando el clip de Space Oddity, que habíamos hecho juntos. Pensé que era por la promoción de su último disco Blackstar, hasta que vi el zócalo que decía que había muerto. Me sorprendí demasiado, era algo que no esperaba, lo sentí como un relámpago en el pecho. Fue un golpe enorme, porque sabía que estaba enfermo, pero no sabía que tenía cáncer. El siempre fue muy reservado con su salud.

 

-¿Hay algo del mundo de Bowie que vamos a poder descubrir a través de tus fotos?

 

-Sí, hay que entender que en la época de Ziggy no teníamos plata. Mucho venía de la habilidad artística que tenía David, de su creatividad y de su carisma. No era como Alice Cooper, a ellos los ibas a ver en vivo y ya tenían todo muy desarrollado, tenían un show ya armado. David no tenía el presupuesto para algo como eso. A pesar de que muchas personas consideran lo que hacía como algo teatral, era todo él. Hubo un periodo de unos veintidós meses donde lo fotografié usando 73 trajes distintos, cambiaba todo el tiempo. Durante su carrera, él siempre cambió personajes, pero dentro de lo que fue Ziggy Stardust el usó 73 disfraces, y era algo muy loco de ver para serte honesto. Era muy divertido, me divertí mucho con él.

 

Dónde y cuándo

 

La muestra Bowie by Mick Rock se va a estar exponiendo en La Rural en el Pabellón 8, Av. Sarmiento 2704, del 4 al 28 de Mayo de 14 a 22 horas. Entradas a la venta por All Access y sus puntos de venta. $100 más service charge. Menores de 10 años ingresan sin cargo acompañados de un adulto con entrada.

 

Dirigida por Barnaby Clay, Shot! The Psycho Spiritual Mantra of Rock, es el reflejo de la carrera de Mick Rock, creada bajo los exigentes requisitos del propio fotógrafo. “Yo quería elegir al director, y lo hice”, comenta. “Quería que fuera menor de 40 años. Y tenía que ser un inglés que viviera en Nueva York, que tuviera una experiencia de vida similar a la mía. No quería a ningún viejo setentero y menos a un charlatán, ya tenía suficiente sabiendo que la película iba a ser dos tercios sobre mi pasado y un tercio sobre mi vida actual y todo lo que pasó después de mi cirugía cuádruple al corazón que fue hace 20 años. Algunos de mis objetivos logré. Y con Barnaby me terminé haciendo amigo, a pesar de que hubo un período de seis meses en los que no hablamos. Nunca había hecho un documental tampoco, y eso me pareció muy importante, no quería a alguien que tuviera una fórmula. Yo solo tengo una oportunidad para tener mi documental, de Bowie podes hacer cincuenta, así que tenía que ser diferente, sin importar la reacción de la gente. Y por suerte no sólo es diferente, sino que estuvo generando muy buenas reacciones del público”.

 

La película se vio en la última edición del Bafici, que terminó la semana pasada.

FUENTE: Diario Clarín 

El ex director del sello universitario Eudeba detalló que “1.024 bibliotecas participarán de la compra de libros en La Rural a través del programa Libro%, sobre un total de 1.500 entidades registradas en la Conabip.

Más de mil Bibliotecas Populares (BP) de todo el país se darán cita este fin de semana en la 43° Feria del Libro de Buenos Aires para comprar ejemplares a mitad de precio en el marco del subsidio Libro%, que este año es de "24.925.000 pesos, un 20 por ciento más que en 2016”, según destacó Leandro de Sagastizábal, titular de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip).

 

El subsidio alcanzará a dos bibliotecarios por entidad, quienes tendrán cubierto el viaje en avión o bus, según la distancia, y dos noches de hospedaje para comprar durante tres días, de viernes a domingo, libros a mitad de precio por un monto total de 26.000 pesos, 13.000 de los cuales corren a cargo de Conabip.

 

“Se trata de un gasto de 11.925.000 pesos para transporte y estadía y de 13.000.000 que se destinarán a libros, porque vendrán más de mil bibliotecas”, dijo a Télam el editor e historiador De Sagastizábal, quien cumple su primer año de gestión al frente de Conabip.

 

El ex director del sello universitario Eudeba detalló que “1.024 bibliotecas participarán de la compra de libros en La Rural a través del programa Libro%, sobre un total de 1.500 entidades registradas en la Conabip y 1.087 habilitadas para participar.

 

Las 63 bibliotecas restantes podrán participar en otras ferias. Lo cual constituye una de las máximas cifras de esta iniciativa”.

 

El año anterior fueron 800 las BP que participaron del programa, 424 menos que en 2017, lo cual está relacionado con su regularización ante Conabip, “un tema muy dinámico” que este año estaría saldado porque “en general, todas tienden a tener regularizados sus papeles”, aseguró.

 

La cifra de centros y espacios dedicados a la lectura que se suman a la iniciativa por fuera del subsidio -sin recibir viáticos ni estadía pero pudiendo comprar libros a mitad de precio- es prácticamente la misma que el año anterior, que rondaba el medio centenar de entidades: “Este año se inscribieron poco más de 50”, señaló De Sagastizábal.

 

El 12° "Premio Amigo de las Bibliotecas Populares" se entregará este año el viernes 5 por la mañana, durante la apertura de las jornadas de Libro%, y recaerá sobre Eduardo Sacheri, autor de obras como “Papeles en el viento”; “La noche de la Usina", premio Alfaguara de novela 2016, y “La pregunta de sus ojos”, novela que llevada al cine ganó el Oscar a la mejor película extranjera en 2010.

 

El galardón anual creado en 2006 “siempre atiende los nombres que las mismas bibliotecas sugieren”, remarcó De Sagastizábal, y se le entrega a “representantes de la cultura cuya trayectoria de vida sea ejemplar en el valor de mantener, difundir y acrecentar las cualidades de la cultura regional de nuestro país”.

 

Roberto Fontanarrosa, Osvaldo Bayer, Mercedes Sosa, Adrián Paenza, León Gieco, Alejandro Dolina, Norberto Galasso, Quino y Juan Sasturain fueron distinguidos entre 2006 y 2014; en 2015 lo ganó un colectivo conformado por Claudia Piñeiro, Miguel Rep, Juan Diego Incardona, Lola Berthet, Lito Cruz y Tom Lupo; y en 2016 fue la primera vez que un autor infantil se alzó con él, Luis Pescetti.

 

Además, se distinguirá con un diploma a 15 bibliotecas centenarias, entre ellas la Bartolomé Mitre de Monte Maíz, Córdoba, que celebra su aniversario asociando gratuitamente a bebés de la comunidad por dos años; la Nicasio Oroño, de Santa Fe; y la Ernesto Tornquist, de la localidad bonaerense homónima.

 

En 2016 se anunció que por primera vez en 11 años el subsidio trascendería territorio porteño y alcanzaría ferias como las del Libro Infantil y las de Córdoba, Corrientes y Neuquén, “lo cual se repetirá este año con el objetivo de impulsar ferias regionales y se ampliará a otras como las de Almirante Brown y Editoriales Independientes, con la idea de que quienes no puedan asistir a la Feria del Libro de Buenos Aires puedan comprar libros ahí”, dijo De Sagastizábal.

 

Tras un primer año de gestión con el foco puesto en “hacer de la lectura una prioridad social”, activando afiliaciones a bibliotecas, mediante concursos de ajedrez y con la presencia de un Bibliomóvil en la feria infantil, donde se proyectan películas y se realizan talleres, se decidió “reforzar” esas medidas, aseguró el funcionario.

 

“Este año profundizaremos el programa Socios de la Lectura, con iniciativas como las realizadas en las bibliotecas populares Ostende y Belgrano, en Pinamar, donde escritores como Andrea Ferrari, Guillermo Martínez y Daniel Guebel realizaron rondas con chicos para darles a conocer los secretos de los libros y guiadas de lectura por los anaqueles de esas bibliotecas”.

 

Además, aseveró, “se trabajará mucho la comunicación; creo que la gente no conoce el valor de las bibliotecas populares, la riqueza patrimonial que tienen, los libros nuevos y las buenas experiencias de aprendizajes de todo tipo que pueden aportar”.

 

En este marco, “se comenzó a firmar convenios con emisoras locales de Radio Nacional como la de Zapala” y “se avanzó en conversaciones con el Ministerio de Cultura de la Nación y el Canal Encuentro”, aseguró quien trabajó en sellos emblemáticos como el Fondo de Cultura Económica y Tinta Fresca.

 

“Las bibliotecas son espacios de valiosos patrimonios culturales. En la Franklin hay un libro de 1592 y 27 volúmenes anteriores al 1700; en la de San Rafael una revista de 1920; y en la Mentruyt de Lomas de Zamora, toda la biblioteca de Payró”, remarcó el titular de Conabip.

 

Para De Sagastizábal, la labor social y el compromiso de las BP con la comunidad “se hace evidente cuando uno piensa que las comisiones que las dirigen están integradas por voluntarios”.

 

“Hace unos días leía el balance de una biblioteca de Bahía Blanca donde el 25 por ciento del ingreso ingresaba mediante subsidios y el resto era generado por el esfuerzo de vecinos que procuran que su comunidad tenga un acceso y un fortalecimiento cultural que la distinga”, concluyó.

 

Las BP son asociaciones civiles autónomas creadas por vecinos para desarrollar actividades culturales, de lectura y extensión bibliotecaria; las cuales, sostenidas principalmente por sus socios, brindan información, educación y recreación por medio de colecciones bibliográficas multimedia, abiertas al público general.

Organizado por la Unión Vecinal del barrio El Mirador, se desarrollará el sábado 13 de mayo la 5° edición del Festival del Trabajador “Pro-construcción de la pileta de natación”.

Un objetivo que desde la vecinal se ansía concretar ya que es una necesidad para la ciudad tener otra pileta para ayudar a los adultos mayores u otras personas con obesidad o diabetes en su rehabilitación, o para que disfrute la familia. 

Numerosos artistas estarán presentes en el festival, se trata de artistas locales y regionales y un número nacional, como la presentación del catamarqueño Luis “Kaly” Barrionuevo y su bandoneón.

Diferentes empresas y municipios han colaborado de manera desinteresada con el auspicio de este evento y es por ello que el presidente de la Vecinal Miguel Nieva agradeció públicamente. Como la empresa Transpetrol, Municipalidad de Caleta Olivia, a la comuna de Cañadón Seco, Cemco SA, Foto Estilo, Golfo San Jorge, BSC Carplan, Frecuencia Patagonia, Heraldo Nanni abogado, Traxion, La estación, La Restinga, entre otros.

Estas firmas son las que permiten que en el marco de este Festival se sortee un auto cero kilómetro y una moto. Se trata de un Renault Clio Mio y una Corven 110.

Por ello, para participar de dicho sorteo se encuentra a la venta la entrada al Festival con un valor de 800 pesos y, a su vez, una entrada general sin posibilidad de entrar en el sorteo, con un valor de 180 pesos.

El deseo de los organizadores, es que las familias participen de esta Fiesta organizada con tanto ímpetu por ellos y por un objetivo central que es la construcción de una pileta de natación.

El festival tendrá lugar en el gimnasio barrial a partir de las 21 horas, entre otros artistas estarán Sarkos, Hugo Mayorga, Los Nieva, Grupo Identidad, Ballet Amanecer, Gabriela Soria. 

 

 

RECUADRO

Actividad barrial

 

Por otra parte, desde la Vecinal de El Mirador se dieron a conocer las diferentes actividades que desde la sede se ofrecen.

En instalaciones del Quincho, se dictan clases de Inglés, Taekwondo, Aikido, Moldería, Gimnasia, Macramé, Mandalas, Tejido y Apoyo Escolar.

En el Gimnasio, se dicta Patín, Telas, Fútbol Infantil y Entrenamiento Funcional.

En tanto dentro del Salón hay Pilates, Ritmos latinos, clases del ISEP, Canto, Comerciales, Zumba y Yoga. 

Para más información, los interesados deben consultar en la sede vecinal de 8.30 a 12 y de 14.30 a 19.30 de Lunes a Viernes o comunicarse al teléfono 4855709    

 

Una silla de ruedas eléctrica desarrollada en la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ), que obedece señales cerebrales, incorporó una función que le permite "escuchar" comandos de voz y "observar" su entorno para proteger al usuario, regular la velocidad y sortear obstáculos.

 

"Dos estudiantes de ingeniería electrónica le agregaron a la silla de ruedas que estábamos desarrollando en el Gabinete de Tecnología Médica (Gateme), una interfaz de voz por la cual, personas que podrían llegar a ser usuarios de éste tipo de sillas, puedan manejarlas a través de comandos de voz", explicó a Télam el secretario técnico de la Facultad de Ingeniería sanjuanina, Erick Laciar Leber.

 

"La idea es que los usuarios puedan decirle a la silla 'ir hacia adelante', 'doblar a la izquierda o a la derecha' o 'regresar', y que con esos comandos la silla lo haga automáticamente", detalló.

 

Los responsables de esta nueva aplicación son los jóvenes Martín Raschi y Lucas Zalazar, quienes hicieron este desarrollo como trabajo final para recibirse de ingenieros electrónicos.

 

"La nueva aplicación consiste en un sistema de control por voz de la silla y un dispositivo que otorga mayor seguridad al usuario.

 

Esto último se logra a través de un láser de 360° instalado en el frente del vehículo, que va midiendo el entorno a medida que avanza, para detectar si existe algún obstáculo. Este registro permite ordenar a los motores aumentar o disminuir la velocidad y también, si es necesario, realizar una parada de emergencia", explicó Raschi en la "Revista la U", de la UNSJ.

 

La silla cuenta con luces de dirección, balizas, bocina y un micrófono de diadema inalámbrico para receptar los comandos de voz.

 

El desarrollo, que se encuentra en estado de prototipo, se llama "Silla de ruedas comandada por voz" y tiene como objetivo que brindar a personas con discapacidades motoras severas la posibilidad de desplazarse con comodidad, en forma independiente, tanto dentro de su hogar, como en la vía pública, sólo moviendo unos cuantos músculos del rostro.

 

"La idea es que sea utilizado por personas con discapacidades graves, pero con suficiente capacidad de habla y lucidez para dar órdenes claras", puntualizó Raschi.

 

Si bien el desarrollo está montado sobre una silla de ruedas eléctrica standard que se encuentra en el mercado, "su valor en cuanto a educación, desarrollo e investigación aplicada es algo que no puede medirse en términos de dinero", destacó Laciar Leber.

 

El proyecto comenzó en la universidad sanjuanina en 2006, cuando Laciar Leber, Pablo Diez, Vicente Mut y Enrique Ávila -gracias a un convenio de la UNSJ con la Universidad Federal de Espíritu Santo, de Brasil- llevaron sus dispositivos al país vecino para ser probados en una silla que existía allí y así pudieron desarrollar la interfaz que permite que una persona ordene el desplazamiento a través de señales cerebrales. 

 

En 2012 el proyecto ganó el premio Innovar en 2012, y en la actualidad se sigue perfeccionando al impulso de un equipo de profesionales del Gateme, y del Instituto de Automática (Inaut) de la Facultad de Ingeniería de la UNSJ. Varios tesistas han recibido sus títulos de grado y posgrado a través del trabajo en este vehículo.

 

"La idea es que estos desarrollos tecnológicos que hacemos en a universidad y que ahora están a nivel de prototipos, puedan en algún momento, esperamos que en un futuro cercano, volver como resultado de nuestras investigaciones a la sociedad, que es la que hizo posible que nosotros nos dediquemos a hacer estos desarrollos", afirmó Laciar Leber.

 

El secretario académico relató que desde la UNSJ están trabajando junto con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para adaptar la silla de ruedas, sumarle motores y otro tipo de controles para que pueda ser utilizada por personas con cuadriplejia.

 

"Este tipo de tecnologías es inexistente en el país y la que hay en el exterior es prácticamente inaccesible para quienes la necesitan. Por eso es que queremos desarrollar una herramienta de bajo costo que pudiera luego ser transferida a la sociedad", sostuvo.