Si bien no se tiene un índice específico de los favorecidos con la reparación histórica en esta provincia o en la ciudad, se sabe que en el país ya, un millón de beneficiarios recibieron la oferta de reparación y la mitad de ellos ya la estaría cobrando.

 

La reparación histórica para Jubilados y Pensionados, fue sancionada el 29 de junio de 2016 y consiste en una propuesta de aceptación voluntaria que reconoce el derecho de los jubilados y pensionados que se encuentran en proceso judicial contra la ANSES, a actualizar sus haberes en función de fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, de las Cámaras de Seguridad Social y de las Cámaras Federales, mediante la firma de un acuerdo.

Son beneficiarios los que se jubilaron con la ley 18.037 y la 24.241 que es la Ley Nacional de Jubilaciones y Pensiones que rige desde 1993; dentro de esos beneficiarios, los que se jubilaron hasta agosto 2016.

Los que se jubilan después de esa fecha completan el trámite con el índice actualizado y no entrarían en la reparación.

La reparación histórica es para todos los jubilados que hayan aportado al estado nacional, que la caja otorgante haya sido Anses y estén jubilados o pensionados.

Vale decir que a aquellos que están jubilados con moratoria, si el 100% de 30 años de servicio fue con moratoria no están dentro de la reparación histórica. No porque sean excluidos sino porque no hay nada para ajustar, no hay índice distinto al que se tomaba.

 

Estadística general

Los datos estadísticos se manejan desde Nación, por lo que no se tiene una cifra cercana a la cantidad de beneficiarios de la reparación histórica en Santa Cruz, y mucho menos en Caleta Olivia.

Desde Nación se informó que dentro de esta propuesta se encontrarían cerca de dos millones y medio de jubilados y pensionados, de los cuales ya un millón recibió la oferta de reparación y, otros 500 mil ya están cobrando la diferencia.

El concepto de reparación histórica. Es para todos aquellos que  venían haciendo juicios por reajuste de haberes y el estado nacional consideró que para disminuir el índice de letigiosidad y todos los años que tardaban los jubilados hasta poder cobrar su reajuste de haberes, era mejor solucionarlo desde la raíz, que es cambiando el haber inicial. Modificando el índice de actualización tomando algunos fallos, y se cambió directamente el índice que se utilizaba para actualizar los salarios.

La diferencia a cobrar es muy variable. Se toman promedios que hablan de un 30 por ciento de diferencia, pero hay beneficiarios que tuvieron una diferencia de 200 pesos y hay otros que se ven, en esta zona y en esta ciudad en particular, que el haber se duplicó o triplicó.

Aquel jubilado que esté dentro de los beneficios de la reparación histórica, puede que ya esté la oferta, puede que además haya retroactivo si ya estaba en juicio, con sentencia o sin sentencia, o puede ser que se le informe que está incluido pero no hay una oferta todavía.

Estos son los casos de mayor complejidad que están siendo analizados y por eso demorando un poco más.

En el caso de nuestra zona, además del reajuste se le debe agregar el 40 por ciento por zona desfavorable.

Ya hay un grupo que cobró hasta un tope de 1400 pesos. Sucedió que como fue casi automático, muchos lo confirmaron y otros lo rechazaron, quedando ese monto para futuros aumentos de su haber.

Asimismo, hay otro grupo que realizó juicio por reajuste, de los que muchos recibirán por reparación y un retroactivo, el 50 por ciento en efectivo cuando ya esté homologado por via judicial, y luego, cuotas trimestrales con un porcentaje de aumento.

El que no tiene juicio va a tener un reajuste en su haber sin retroactivo.

 

Asimismo, hay una reciente disposición para que se les de acceso inmediato al trámite y pago a beneficiarios mayores de 80 años.