Ricardo Darré, CEO de YPF, declaró en las últimas horas que la compañía necesita un precio de 60 dólares por barril para hacer rentable la operación en áreas de Chubut o Santa Cruz.

Dijo que lo que necesitan para lograr el punto de equilibrio entre el costo de extraer el crudo y la renta obtenida por su venta supera los 50 dólares, mientras que en Loma Campana ese valor está por debajo de 40 dólares. 

De ese modo, el ejecutivo no descartó desinvertir parcial (como está ocurriendo) o totalmente (como podría ocurrir) en las áreas maduras, como las que caracterizan a la Cuenca San Jorge, con el fin de concentrar todos los esfuerzos en la Cuenca Neuquina. Esto, dicho en otras palabras, es que no descartan poner a la venta los yacimientos más maduros en ambas provincias y así “financiar la explotación de Vaca Muerta”.

“Medida en dólares por barril, la perforación de un pozo en Santa Cruz o Chubut nos cuesta US$ 30. A eso hay que sumarle otros ‘veintipico’ en opex (operación y mantenimiento), fundamentalmente por el costo del manejo del agua que se reinyecta en los campos (para arrastrar el petróleo), más regalías e impuestos. A estos valores, necesitamos un barril de US$ 60 para que el negocio cierre. Sin embargo, YPF cobra sólo 47 dólares por cada barril que extrae de esos campos”, advirtió el ejecutivo, según publica el portal EconoJournal. 

Estas declaraciones se hicieron durante un recorrido en el que la compañía invitó a medios capitalinos y de otras regiones a recorrer Loma Campana, el mayor campo no convencional de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén.

Darré afirmó que con los precios actuales del barril de crudo, “es más negocio extraer shale oil (petróleo no convencional) que seguir perforando en campos convencionales”, explicando crudamente las razones por las cuales la petrolera estatal bajó casi todos los equipos de perforación de la provincia y hoy se está en medio de un conflicto gremial por ello. 

Ante una consulta de EconoJournal, reconoció que “YPF tiene costos adicionales, de I+D (investigación y desarrollo) por ejemplo, que otras compañías no tienen. Tal vez una petrolera con menor escala logre bajar un 15% los costos de explotación de ese tipo de campos (maduros)”, indicó. 

La Opinión Austral