El Ministerio de la Producción, Comercio e Industria a través de a Secretaría de Comercio e Industria, junto a ASIP y representantes del sector mercantil, hotelero y gastronómico de Río Gallegos, y la Municipalidad dieron inicio a una mesa de trabajo a fin de evaluar y repensar opciones para potenciar la actividad comercial.

La reunión del martes por la tarde fue la primera luego de que, a fines de junio, la Cámara de Comercio, Industria y Afines de Río Gallegos y el Sindicato de Empleados de Comercio plantearan al Ministro de la Producción, Comercio e Industria, Leonardo Álvarez, la dificultad que afrontan las pymes del sector ante la baja del consumo en los distintos rubros.

En ese contexto, la secretaria de Comercio e Industria, Silvina Córdoba, recibió en su oficina a Carolina Neil y Jorge Fernández Bertin, de la Cámara de Comercio, Industria y Afines de Río Gallegos; el secretario de Gobierno de la Municipalidad, César Guatti; Andrés Garjano, del Sindicato de Empleados de Comercio; Rosalía Cartelli y Paulo Lunzevich de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos de Río Gallegos; y Leandro Zuliani y Leticia Simurro, de la Agencia Santacruceña de Ingresos Públicos.

Durante el encuentro, que se realizó en las oficinas provisorias de la cartera que conduce Córdoba, se conversó acerca de la situación de los distintos sectores comerciales de la ciudad, principalmente turismo y gastronomía ante la realidad acuciante del mismo.

Además, tanto la Cámara de Comercio como la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos hicieron un diagnóstico sobre la realidad impositiva y deudas del sector, por lo que expusieron la posibilidad de una declaración de emergencia comercial con la las consecuentes implicancias o beneficios que ésta traería en caso que se dictamine esa medida.

También hicieron fuerte hincapié en las dificultades y presiones que tienen ante la merma del consumo y el turismo y las obligaciones fiscales, específicamente aquellas que son del orden nacional e implican corrimientos legales que afectan al sector.

En la misma línea, se planteó a los representantes del sector en Río Gallegos la necesidad de generar “acciones que morigeren la baja en el consumo”, por lo que algunas ideas esbozadas en la reunión a modo de ejemplo fueron “la generación de eventos que ayuden a dinamizar la actividad o la posibilidad de promociones que vayan del 30 al 50 por ciento de descuento, una vez cada 15 días”.

En tanto, la urgencia en la declaración de la emergencia que buscan desde lo comercial y hotelero-gastronómico reside en importancia de lograr un diferimiento de pago de deudas frente a la AFIP y la posibilidad de evitar embargos por parte del ente de control fiscal, que implica en muchos casos la imposibilidad de continuar con la actividad.