Para despejar cualquier duda en relación a la polémica planteada por el Gobierno de Santa Cruz, se conocieron las actas firmadas por las autoridades nacionales cuando se realizó la auditoria que tomó control de los bienes del Hospital Peliche.

 

Desde el Ministerio de Salud de Nación se realizó esta auditoria para constatar el material que se decomisó.

 

Los responsables enviados por Nación fueron Fernando Imaz y Marcelo Francisco, auditores del ministerio. Ellos elaboraron un detallado informe en el que queda claro el estado de los materiales encontrados. Las actas demuestran que el Gobierno de Santa Cruz era responsable de los productos que se encontraban en los galpones, y por lo tanto son quienes dejaron que los mismos se vencieran durante el año 2016, en lugar de ser entregados a personas que los necesitaban en toda la provincia. 

 

Se trata de 27 palets conteniendo cada uno 70 cajas de 9 unidades de leche cada uno. 

Esto hace un total de más de 17 mil kilos de leche que el Gobierno de Santa Cruz prefirió dejar que venciera el 21/07/16 y se ponga en mal estado antes que repartirla en la provincia. 

Este material fue entregado al Gobierno de Santa Cruz y según la documentación que pudo constatarse debía alcanzar para los primeros 6 meses del 2016. 

 

"Cuando llegaron los funcionarios nacionales encontraron un hospital completo sin patrimoniar, esto demuestra lo irregular de la administración que La Cámpora hizo de este centro de salud", destacó Roxana Reyes. 

 

La legisladora remarcó que ademas de las vacunas y la leche vencida se encontró un caos administrativo y patrimonial, no sólo no había detalle del patrimonio sino que además no había stock de los insumos, muchos equipamientos faltantes y muchos arrumbados sin uso. 

 

También recordó el uso político que hizo La Cámpora con los móviles Sanitarios y la entrega de insumos médicos. 

 

CAMIONES DESMANTELADOS Y CONTRATACIONES IRREGULARES 

 

Los Camiones Sanitarios que se recuperaron estaban desmantelados y el equipamiento muy costoso y de alta precisión fue encontrado tirado en distintas oficinas del centro médico. También se encontraron medicamentos vencidos en los consultorios y cantidad de insumos que bien podrían haber sido útiles en el Hospital de Río Gallegos o en el resto de la Provincia y que ahora está perdido.

 

También se constato que los empleados del Centro Asistencial Peliche eran contratos en forma irregular, tercerizados a través de la UTN facultad Rio Gallegos, que cobraba por la intermediación un inexplicable 10% precarizando personal y actuando como una forma de evadir controles del Estado Provincial.

Este tipo de contratos es irregular y afecta los derechos laborales de los trabajadores.  

 

"Las autoridades de Nación encontraron los camiones vacíos, desmantelados, porque se llevaron el equipamiento para que todo eso no pase a Nación, como correspondía", enfatizó Reyes. 

 

Del único listado de bienes que fuera remitido por la UTN  se constató la falta de ecógrafos, computadoras y equipamiento sanitario de todo tipo, listado que se adjuntó al acta de entrega.

 

La diputada Reyes dijo sentir impotencia por las acciones del Gobierno Provincial que solo prioriza la especulación política y nunca piensa en la salud del pueblo de Santa Cruz, con una salud pública desbastada, el hospital regional sin insumos ni profesionales suficientes y con este despilfarro de recursos en el Hospital Peliche que se acaba de entregar.